Ni amor ni caridad en P.D. James

Un lejano Parlamento

Un artículo de Segismundo Bombardier

Termino de leer La paciente privada, de Phyllis Dorothy James o P.D. James, autora inglesa de novelas policíacas. Hasta hoy no había leído nada de ella, mejor dicho, había empezado alguna de sus novelas, pero se me hizo indigesta. Esto es una apreciación, por tanto algo subjetivo, de modo que no niego su calidad profesional.

El estilo de P.D. James se me hace clásico, y su forma de narrar se acerca más a las novelistas inglesas del siglo XIX (Jane Austen, T. S. Elliot), que a las del siglo XX que la antecedieron (Agatha Christie). Quiero decir que no es nada vanguardista. Descubro en Internet que se ganó la vida durante décadas como funcionaria del declinante imperio británico, rasgo común con Graham Green, John Le Carré. Esto le dio acceso a los defectos del Public Service y a su rígido funcionamiento, conocimiento que utilizo a fondo en sus novelas, como lo hicieron los citados. También comparte con ellos su origen humilde, como opuesto a clase media alta, así como desgracias familiares contra las que tuvo que reponerse, y que forjaron su carácter.

Seguir leyendo

Informe de Marciano Antropólogo sobre la radio pública en España

Por Marciano Antropólogo

Llevo toda la vida estudiando el desarrollo de la especie humana en la Tierra, en especial sus bandazos. Mi edad se mide en siglos. Los últimos diez años los he dedicado a la población que habita una zona geográfica que ellos llaman la Península Ibérica. Es un trabajo apasionante para un alienígena.

Hace una década (dos en términos terrícolas) se me encomendó la misión de seguir los medios de comunicación del Tercer Planeta, en particular los ese país llamado España, si es que existe. Lo he hecho a fondo, con todos los medios técnicos a mi disposición, conexiones de radio, de televisión y de Internet, si bien aquí me llegan con cuatro minutos terrícolas de retraso. He elaborado un informe de ochocientas páginas (A 4), que incluye gráficos variados. Uno de nuestros agentes en la Tierra me ha pedido por favor que le haga un resumen objetivo de la situación de los medios de comunicación en el país donde él reside, haciéndose pasar por camionero. Se lo he entregado, con el permiso para publicarlo en cierto medio digital desconocido para el gran público (ignoro qué es eso del «gran público», deduzco que la masa indistinta). Ahí va. Seguir leyendo

La transición vista por mí

Un artículo de Vicente Torres, publicado originalmente en su página Vientos de las dos orillas

Las cuadrigas inmóviles

La cuestión no es hacer un laudatorio, ni una crítica de Franco, sino hacer constar algún detalle suyo, porque es necesario para el caso. Si algo no se le puede negar es que era muy despabilado (de despabilar, quitar el pabilo a la vela para avivar la llama). Hay que desmontar algún que otro mito: Franco no tenía ningún interés en que su régimen perdurase tras su muerte, sino que su finalidad se circunscribía a su propia supervivencia. Sabía, porque de algunas cosas procuraba estar muy informado, que el entonces príncipe Juan Carlos no reunía las condiciones para gobernar como él lo venía haciendo, por lo que la única opción posible era la democracia.Torcuato Fernández Miranda escogió a Adolfo Suárez para la tarea de desmontar el régimen franquista, como paso previo indispensable para instaurar la democracia. Adolfo Suárez Illana, con fecha 18/09/05, publicó un artículo en el diario El Mundo titulado El espíritu de la Transición, que también está en su web adolfosuarezillana punto com, en el que dice que Juan Carlos I y su padre diseñaron en 1968, en Segovia, el proceso de la Transición, con todos los pasos a dar milimetrados.

Seguir leyendo

La religiosidad española

Citar a Pío Moa sin incriminarlo o vilipendiarlo es poco común, aunque cada día su sagacidad y talento van siendo menos ignorados.

Acaba de publicar un nuevo libro de historia: Hegemonía española (1475-1640) y Comienzo de la Era Europea (1492-1945) Ediciones Encuentro S.A. El texto que sigue es una reseña realizada por él mismo, en torno al tema mencionado en el título. La calidad de Moa como historiador está atestiguada en sus libros sobre la República Española y la Guerra Civil que acabó con ella. Moa se sumergió en todas las fuentes a su alcance, y realizó con ese ingente material un estudio que contradecía los que se publicaron después de la Transición. Esto le ha costado el ostracismo académico y de la izquierda indefinida; pero también de otras perspectivas a quienes turba la realidad que esconde la pedagogía políticamente correcta. La tarea de Pío Moa desde ese periodo suyo ha sido la de convertirse en un excelente divulgador de la historia de España y de Europa, con una prosa asequible, lúcida y limpia. No todas sus consideraciones han de ser compartidas, pero antes de condenarle, hay que leerle. Esta es su página personal: https://www.piomoa.es/?p=18548

Un artículo de Pío Moa

Lo que más sorprende de la época de hegemonía española es el contraste entre la inmensidad de cosas que hicieron entonces los españoles, y su decadencia posterior y más acentuada a cada siglo. El propio Julián Marías, que ensalza la primera época, considera  luego modélica la de Carlos III. En realidad, la época de Carlos III fue mediocre, y la expulsión de los jesuitas ocasionó un duro golpe a la cultura española, a la formación de élites.

Seguir leyendo

El Búnker de la Democracia Realmente Existente

El búnker democrático

Fernando Bellón. Editor de Perinquiets -Libros

La democracia realmente existente en diversas naciones del planeta no es un ente sacrosanto, sino más bien un ídolo, un mito. Y aun considerándolo como el sistema más práctico relativamente participativo, con sus libertades de expresión, reunión y el habeas corpus, resulta estar en crisis permanente. Muy bien, pues en estos momentos de la historia moderna corre peligro de desmoronarse en su concepción más vulgar.

Seguir leyendo

Universos paralelos. Intriga y disparate

Pegasus de mundo paralelo

Segismundo Bombardier

En la Jungla Televisiva brotan series de intriga levantadas sobre un armazón hasta ahora reservado para la ciencia ficción dura: los mundos paralelos.

Todas las industrias de la Jungla Televisiva emplean la imaginación y el delirio de sus guionistas: la norteamericana, la alemana, la inglesa, la francesa y ahora la israelí. Seguir leyendo

De Enrique Vila-Matas a Pablo d’Ors

Un artículo de Vicente Torres
No es la primera vez que me refiero a este texto, que figura en Dietario voluble, de Enrique Vila-Mas, puesto que desde el primer momento me pareció un tanto inquietante. Es el siguiente:
Así es, si así nos parece. El mundo es una ilusión, un escenario en el que todos tenemos frases que decir y un papel que representar. Cierta clase de actores, al reconocer que están en una obra, seguirán actuando a pesar de todo; otra clase de actores, escandalizados de descubrir que están participando en una mascarada, tratarán de irse del escenario y de la obra. Los segundos se equivocan. Se equivocan porque fuera del teatro no hay nada, ninguna vida alternativa a la que uno pueda incorporarse. (…)
Me parece adecuado hablar del escenario en el que nos movemos, y me consta que hay gente capaz de hacer lo que sea por estar; lo que me inquieta es la afirmación de que fuera del escenario no hay nada. Pero si uno piensa en los parias se da cuenta de que sí que hay algo fuera de él. La casta de los parias no sólo está en la India, sino que los hay por todas partes del mundo. Y si ellos consiguen vivir fuera del escenario, también es posible que lo logren otros que se hayan apartado voluntariamente. ¿Se habrán equivocado con esa decisión?
El amigo del desierto, de la misma editorial, escrito por Pablo d’Ors, indaga en otra realidad de la vida, bastante alejada de lo que se da en el mundanal ruido, como es la de la introspección. Ésta quizá sea la aventura más apasionante para cualquier ser humano. No todo el mundo está dispuesto a encontrarse a sí mismo, no vaya a ser que se lleve una desagradable sorpresa al quitarse la máscara con la que participa en el teatro de la vida.
Para los amantes de las delicias espirituales, este libro del nieto de Eugenio d’Ors, como el resto de los suyos, responde a todas las expectativas que haya depositado en él.

Seguir leyendo

Hispanos

Una multitud de españoles de dos continentes en la Puerta del Sol de Madrid, todos hijos de la misma Patria

Un artículo de Rafael Escrig

Estoy tomándome el café en una cafetería como tantas otras. El ambiente parece enfocado al clásico cliente femenino de café con leche y croissant. No es ninguna crítica, el local es agradable y tranquilo. En lo que no difiere de ninguna de las cafeterías que conozco es en que las camareras son hispanoamericanas. Normalmente suelen ser de El Salvador, Colombia o Ecuador, son las empleadas más habituales en la hostelería de toda España. Trabajan bien, son educadas y agradables. Las podemos ver como camareras, como limpiadoras, como cocineras o como recepcionistas en cualquier hotel de cinco estrellas.

Seguir leyendo

El modelo Gadafi

Un artículo de Pío Moa

Estamos viendo cómo políticos y periodistas de la Triple M se lanzan de lleno sobre Putin, un tirano amenazador contra una Ucrania  inocente que solo quiere ser libre…, con un gobierno salido de una sospechosa “primavera”  al estilo de las árabes; gobierno  antirruso que quiere extender la OTAN a pesar de que una parte muy considerable de  la población ucraniana es rusa o prorrusa.  Uno solo tiene que recordar la campaña contra Gadafi, casi calcada: de repente salieron grupos en Libia contra Gadafi y todos los periodistas y políticos mangantes clamaban contra aquel tirano horrendo que oprimía a su propio pueblo. El resultado fue la destrucción de un país próspero y bastante ordenado, guerra civil permanente, decenas de miles de muertos, miseria generalizada y cientos de miles de “migrantes”, nueva intervención de otras potencias… Seguir leyendo

¿Pesimismo de viejo?

Desmadre y observadores desde la acera, incluida la madre amamantando a su hijo.

Por Fernando Bellón

En diciembre cumplí 72 años. Pertenezco a una de las generaciones españolas más afortunadas. El único conflicto bélico en el que España ha intervenido ha sido la Guerra de Sidi Ifni, territorio español arrebatado por el reino de Marruecos en 1956. Franco, que se llevaba bien con Mohamed V, se tragó el sapo de la última guerra colonial española, perdida y con bajas. Luego vino la rebeldía polisaria, que costó la vida a jóvenes, entre ellos uno que yo conocía.

No sé si esto se puede llamar “guerras menores”, el caso es que lo fueron comparadas con Corea, Vietnam, la del Canal de Suez del 56, y las de Irak, en donde el ejército español no intervino en acciones de guerra.

A mi generación no le ha faltado nunca nada, ni siquiera trabajo. Seguir leyendo